20 cosas qué debes tirar ¡YA!

En casa tenemos cosas que parecen perennes: un tupper sin tapa que sacamos una y otra vez, bolis que no escriben pero que solo nos damos cuenta cuando los necesitamos, aparatos rotos pendientes de un arreglo que no llega nunca…

Tenemos un montón de objetos que podemos tirar casi sin mirar, que están ocupando un espacio precioso.

Debemos reciclar o reutilizar, pero si no se puede, al menos reducir la cantidad de objetos innecesarios que tenemos en casa.

Es hora de empezar a tirar y renovar. Prepara 3 bolsas, una para tirar papel, otra para tirar plástico y otra para la basura.

1. Medicamentos caducados.

Se caducan sin darnos ni cuenta. Compruébalos todos incluido el Betadine, el típico producto que se usa a menudo o de pronto, sin enterarte, ha caducado. Se tiran en el contenedor de las farmacias

2. Revistas y periódicos viejos.

Si no has recortado los artículos que te interesaban en su momento, ahora ya no te interesan. Hay una frase que dice: “no hay nada más viejo que el periódico de ayer”. Aprovecha y tira todos.

3. Rotuladores y bolígrafos que no pintan.

Es desesperante ver la cantidad de bolis y rotus que tienes, y ninguno funciona cuando lo necesitas. Prueba en una hoja a pintar una raya con cada uno y el que no pinte a la basura.

4. Cupones descuento.

¿De qué fecha son? Ya no valen para nada.

5. Calcetines sueltos.

Los guardas con insistencia por si aparecen, pero la lavadora no te los va a devolver. Aprovecha y tira también los del tomatillo.

6. Ropa interior dada de sí.

Parece que es muy cómoda, pero no es verdad. Es tan incomoda como llevarla apretada

7. Perchas de tintorería.

Valen para recoger las prendas, pero una vez en casa cambiarlas.

8. Las cosas de tu ex.

Se acabó la relación, y sus cosas son un estorbo para ti, tanto a nivel físico ocupando espacio, como a nivel emocional ocupando tu cabeza.

9. Alimentos caducados.

Parece obvio, pero a veces al fondo de la nevera aparece uno, en la despensa aparecen un par de ellos, y en el congelador aparece, incluso alguno fosilizado.

10. Trapos de cocina.

Si no reconoces el dibujo, si está roto o deshilachado, si por más que lo lavas sale tieso… Tíralos y renuévalos.

11. Cajas de embalaje de productos electrónicos o eléctricos.

Recomiendan tenerlos un mes por sí quieres cambiarlo. Lo importante es la factura de compra que es también la garantía del producto.

12. Platos, tazas y vasos mellados o rotos.

Se siguen utilizando por costumbre incluso cuando hay otra vajilla sin usar. Los platos y las tazas se pueden reutilizar como macetas para las plantas.

13. Tuppers y fiambreras.

Revisa tuppers y tapas, y si no encajan, tirar. Se pueden reutilizar si están en buenas condiciones, por ejemplo, como depósito para los botes de especias, velas, pinzas, jabones…

14. Botellas y tarros o botes de cristal.

Guardamos botes de cristal como si tuviéramos la costumbre de hacer mermeladas. En la mayoría de los casos son un estorbo, ocupan mucho espacio.

15. Botones.

Casi todas las prendas que lo requieren llevan un botón de muestra por si nos hiciera falta reponerlo. Vamos guardando y guardando todos como si tuviéramos una mercería. Si no les das alguna utilidad es mejor tirarlos.

16. Accesorios o cables de aparatos.

Pertenecen a equipos o dispositivos que ya no tienes o no usas.

17. Cosas rotas pendientes de arreglo.

¿Cuánto tiempo lleva pendiente de arreglo? Si has contestado “un montón de tiempo”, es que no lo vas a arreglar. Cuando nos interesa, es lo primero que hacemos.

18. Planchas viejas.

Las guardas pensando qué si se estropea la nueva tienes una de repuesto. Sabes qué cuando se estropee, te comprarás una más moderna.

19. Libros obsoletos.

El Atlas de los noventa, libros y apuntes del colegio, instituto o universidad…

20. Tira lo que no te gusta.

Si algo te produce tristeza, malestar, o mal rollo porque te trae malos recuerdos, no te gusta, o simplemente ocupa un espacio que necesitas para otra cosa, tíralo sin remordimientos. En este caso, sentirás una auténtica liberación.

 

A veces, incluso para deshacerte de los objetos más simples, puedes necesitar ayuda porque no resulta fácil diferenciar los que son objetos emocionales de los que son innecesarios.

Si quieres comentar o pedir algún consejo sobre organización en el hogar, no dudes en contactar.

Gracias por tu atención.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio
Abrir chat
1
Escanea el código
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?