20 consejos y sus beneficios para reducir el desorden en tu hogar

Cuando el desorden se apodera de nuestro hogar nos provoca malestar, porque no es fácil encontrar las cosas o porque siempre está todo por el medio. Hay pautas que podemos introducir en nuestra vida cotidiana, como estos 20 consejos y sus beneficios para reducir el desorden en el hogar, que te pueden ayudar a realizarlo con unos simples gestos, y que con el tiempo adquirirán status de hábito.

  1. Unifica la ropa.

Procura tener la ropa por categorías. Por ejemplo: camisetas juntas, los pantalones que estén cercanos, la ropa interior en el mismo sitio, abrigos y cazadoras en un mismo lugar, etc. Será más fácil encontrar lo que buscas. 

  1. Guarda la ropa limpia

Antes de que se amontone y se confunda con la ropa sucia, guárdala. En el armario, en el cajón, colgada…, donde prefieras, pero guárdala. Así evitarás que se mezcle.

  1. La ropa sucia a la cesta o lavadora

Pon una cesta para la ropa sucia, y así no estará por el medio o tirada en el suelo. Procura que tenga algún tipo de tapa para evitar los olores de la ropa sucia.

  1. Guarda los zapatos

Busca un lugar específico para dejarlos, y evitarás que estén todos repartidos por tu casa.

  1. Reutiliza bolsas de papel para reciclar.

Igual que tienes bolsas para basura y plástico, reutiliza las bolsas de papel para reciclar, y dejarás de tener papeles en cada rincón.

Aprovecha las bolsas de papel que te dan con el pan o las de cualquier tienda, y reciclarás más de lo que te imaginas, y cuando esté llena será fácil de depositar en el contendor de cartón.

  1. Elige un espacio para depositar el bolso.

Si tiene su propio sitio nunca estará por el medio o perdido por la casa. Puedes dejarlo en una balda, colgarlo en un gancho…, donde sea, pero elige un sitio fijo.

  1. Mantén la mesa del comedor despejada.

Después de comer recoge la mesa. Al tener la mesa despejada, tendrás la sensación de que todo está ordenado.

  1. Guarda los pequeños electrodomésticos de la cocina.

Elige un espacio fijo para los electrodomésticos, como lo tienen las tazas y los platos, que también sacas diariamente.

Guarda el exprimidor, la batidora, la cafetera, la tostadora…, guárdalo todo y agradecerás tener la encimera despejada para trabajar mejor.

  1. Tira todas las ollas, cacerolas y sartenes rotas, viejas o rayadas.

Ocupan mucho espacio, tienes que removerlas cada vez que necesitas una, y además se pega la tortilla ¿para qué las quieres?

  1. Enseña a los niños a guardar los juguetes.

Enseña a los niños a guardar sus juguetes en un espacio determinado: cajón, cesta, cajas, armario… Ellos sabrán como mantener la habitación recogida, porque sabrán dónde guardar cada juguete.

  1. Limita y reduce las piezas decorativas.

Empieza con las cosas que ya no te gustan tanto como antes. Cuando reduzcas las piezas decorativas, comprobarás que la limpieza será mucho más cómoda y fácil de realizar.

  1. Recoge tu escritorio al finalizar la jornada.

Una vez terminada la jornada laboral recoge tu escritorio. Al día siguiente, te recompensará tenerlo todo despejado para iniciar la jornada con energía.

  1. Deshazte de todos esos regalos que no te gustan

Elimina de tu vista todos esos objetos que no te gustan. No pienses en el lazo emocional que te ata a ellos, piensa en tus gustos y necesidades.

  1. No llenes los armarios de ropa.

Procura no llenar “a presión” los armarios y cajones de la ropa. Deja que el aire fluya, para que tus prendas no se arruguen ni se amontonen.

  1. Revisa la caja de los medicamentos

¿Cuántos hay caducados? Mételos en una bolsita y deposítalos en la farmacia.

  1. Guarda los dispositivos electrónicos

Ocupan mucho espacio y están en todo el medio. Pon una caja donde depositarlos, cuando no se utilicen. Desde los mandos de la consola, los cables, etc.

  1. Reutiliza los restos de velas o tíralos

Siempre hay un poquito de cada, repartidas por toda la casa. Puedes guardar todos los restos en un tarro, deshacerlos al baño de maría y mezclar en un bote con un cordel en el centro, y obtendrás una vela nueva.

  1. Regala, dona o vende, ese menaje que casi nunca has usado.

Son utensilios que nos parecen muy prácticos cuando los compramos o nos los regalan. Por ejemplo,, la maquinita de hacer pasta, el recipiente de la fondue y sus complementos, el sifón de espuma, el pelador automático, el sellador de bolsas (cuando en realidad, siempre acabas poniendo una pinza).

  1. Recicla periódicos, revistas, sobres usados…

Aprovecha para tirar todo papel que no te vale para nada, desde las revistas a los cupones descuentos caducados, o sobres abiertos y vacíos.

  1. Pon un pequeño cubo de basura en la habitación.

Con el cubo evitarás, tener montoncitos de basura en cada rincón.

Y por último, lo mejor es Tirar.

Tira todo lo que no te sirve, lo que no te aporta, lo que no necesitas, lo que no usas. Tirar es desprenderse, y lo puedes hacer también donando, regalando o vendiendo lo que tú ya no quieres.

 

Espero que estos 20 consejos y sus beneficios para reducir el desorden en tu hogar, te puedan ayudar. Dedícale el tiempo que necesites, para ir adaptando estas pautas a tu vida cotidiana.

Cuánto más orden tenga tu hogar, obtendrás como resultado lo fácil que es encontrar lo que buscas, lo cómodo que es realizar la limpieza, empezarás a desprenderte de más cosas, valorarás lo que tienes y ahorrarás al no necesitar tantos objetos.

Si quieres comentar, sugerir o pedir algún consejo sobre como ordenar el hogar, no dudes en contactar.

Gracias por tu atención.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio
Abrir chat
1
Escanea el código
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?