¡Hola de nuevo!

Aunque no cuentes con una Organizadora Profesional, quizás te pueda ayudar con este artículo. Te invito a leer los dos post anteriores 5 preguntas y 5 respuestas relacionados con el desorden en tu armario. Hoy te ofrezco 15 pasos básicos para ordenar tu armario lleno, que disfrutes de toda tu ropa e incluso si quieres, presumir de armario.

Lo primero a tener en cuenta es que debes dedicar unas horas para organizarlo. Con colocar las primeras prendas que están a la vista no consigues nada. Plantéatelo como un juego, y así no te agobiaras, es tu ropa.

¡Empezamos!

 

1. Despeja la cama.

 

2. Saca toda la ropa del armario y deposítala en la cama.

 

3. Limpia baldas, cajones y puertas. Reparte antipolillas de lavanda o de cualquier aroma que te guste.

 

4. Ten a mano un par de bolsas grandes para donar o tirar.

 

5. Escoge la ropa que te pones habitualmente y que te gusta. Es tu talla, tu estilo y te sienta bien.

 

6. Un momentito, ese pijama descolorido, deshilachado y sin forma, no te sienta bien. Tampoco ese jersey dado de sí.  «Es que es muy cómodo» no es una excusa, porque todos son cómodos. Con toda la ropa que ha salido del armario habrás descubierto prendas nuevas. Sácales partido.

 

7. Guarda lo escogido. Aprovecha para poner juntos todos los jerseys, todas las camisetas, lo mismo con los pantalones, las faldas, etc.

 

8. Si quieres rizar el rizo puedes ponerlo por colores, tamaños, calidades, conjuntos (trabajo, deporte, estar por casa…). A tu elección.

 

9. Dobla bien la ropa, ocupará menos espacio y se dañará menos. De que te sirve tener la ropa planchada si la metes a empujones.

 

10. Coloca las perchas en la misma dirección y procura poner una percha por prenda o conjunto (falda o pantalón más chaqueta). Saturar las perchas de prendas, aparte de estropear y arrugar la ropa, las que quedan atrapadas en el interior nunca se usan.

 

11. Si hay alguna prenda que no usas habitualmente pero te gusta mucho, pruébatela antes de guardarla. A lo mejor, ya no es tu talla o no te sienta bien.

 

12. La ropa que no has guardado, seguramente o no la usas o no te vale o no la necesitas. Si está en buenas condiciones la puedes vender, regalar o donar. Si está en malas condiciones, tírala sin más contemplaciones.

 

13. Puede que hayas encontrado alguna prenda que necesite un simple arreglo. Aprovecha y hazlo, pero solo si le vas a dar uso.

 

14. Durante esta tarea te darás cuenta si te hace falta alguna prenda, si necesitas un complemento o un básico. Apúntalo para tus próximas compras.

 

15. Claro que ahora puedes ir de compras, tu armario ya no está abarrotado y puedes volver a añadir nuevas prendas, pero recuerda no volver a desbordarlo de nuevo o no podrás presumir.

 

Si das estos pasos te sorprenderás de la cantidad de ropa que tienes, de la cantidad de ropa que no usas e incluso ropa que nunca has usado.

No sientas remordimientos por deshacerte de las prendas, no pienses en lo que te costó, no pienses en quien te lo regaló, no pienses que es una marca de moda, simplemente… piensa en ti. Piensa que toda esa ropa que no necesitas está ocupando un espacio estupendo y haciendo que tu armario parezca que va a explotar.

Cuando termines de organizar tu armario te darás cuenta del espacio útil que tienes en él, pero también descubrirás un armario nuevo donde todo será más fácil de encontrar.

Espero que esta información te sea de utilidad. Si quieres comentar, sugerir o pedir algún consejo, no dudes en contactar. Soy Organizadora Profesional y puedo ayudarte a resolver tus dudas.

Gracias por tu atención y ¡Hasta pronto!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies